The Mindfulness Project

Hace más o menos tres meses, empecé a reorganizar mi vida en todo sentido. Empecé a hacer pequeños cambios que van desde cosas tan sencillas como acostumbrarme a dejar la cocina limpia antes de dormir, hasta cuidar un poco más lo que como y hacer ejercicios.

Por más de dos años, había estado freelancing y a pesar de que me llenaba de satisfacción hacer talleres de Forever Produced y de LightSource, sabía que necesitaba buscar algo más estable. El 5 de mayo del 2013 fue un día especial. Ese trabajo estable que tanto necesitaba, llegó a mi vida -en el momento indicado. Aprendí muchísimo, conocí gente muy buena, pagué mi alquiler... pero siempre sentía que todavía me hacía falta algo. Fue exactamente un año después, que supe que ese trabajo no era para mi. 

Aquí es donde enfrento el primer reto: decidir arriesgarme y salir en busca de algo mejor, que me llene de satisfacción pero que también me permita seguir pagando mi alquiler... Todavía recuerdo caminar por el pasillo de mi antiguo trabajo hacia la cafetería y pensar "un día menos...". No tenía nada claro cuál sería el próximo paso, ni siquiera tenía una entrevista de trabajo agendada, pero tenía la certeza de que eran los últimos días en ese lugar. Fue así como empecé mi proceso de desapego. Todos los días dejaba mi puesto limpio, como si me fuesen a llamar de una vez para empezar a trabajar en otro lugar.

Ese pequeño cambio creo que fue significativo, porque me permitió abrirle paso a nuevas y mejores oportunidades. En cuestión de semanas, apareció la fuente de ingreso que quería y lo demás es historia.

Poco tiempo después de cambiar de trabajo, descubrí una técnica para dibujar conscientemente, en la que me perdía por horas cuando llegaba a mi casa, después de un largo día. Esa técnica fue lo que produjo el Mindfulness Project. Todo empezó con garabatos, lo que no sabía es que esos garabatos, compuestos de formas repetitivas, estaban trabajando cosas a nivel subconsciente. De la nada sentí que pensaba con más claridad, estaba más enfocada, más disciplinada, pero sobre todo, más presente.

 Puedes ver la colección completa  aquí . 

Puedes ver la colección completa aquí

Qué es Mindfulness?

Mindfulness es un estado mental, es estar consciente de lo que estás haciendo en este preciso momento. No estás pensando ni en el pasado, ni en el futuro. Si estás comiendo, estás enfocado en eso, si estás hablando con alguien, le dedicas toda tu atención, si estás tratando de relajarte, lo haces conscientemente. Para una persona cuya mente va a mil por hora, alcanzar el estado de mindfulness es un reto enorme.  

La forma más práctica de alcanzar este estado mental es sencillamente sentarse en silencio. Qué es lo más difícil? Callar la mente! No pensar en las cosas que se te quedaron por comprar en el supermercado, o en echarle gasolina a tu carro, o las cuentas que no te acuerdas si pagaste o no pagaste. 

No hay que sentarse a meditar para ser mindful. Es vivir en el presente, en todo momento. En qué te ayuda? Te ayuda con la ansiedad, a bajar de peso (me consta, llevo 15 libras!), duermes mejor, te resfrías menos... 

Emocionalmente, creo que estos tres meses de mindfulness han dado buenos frutos porque he estado super clarita con todo. Siempre van a haber obstáculos en el camino, tropezones along the way, que te roban la calma...(como el día que fui a comprar medicinas y la farmaceuta no me las quiso dispensar porque la letra del médico no se leía bien y parecía que la fecha estuviese equivocada)... En ese momento me sentí impotente, frustrada, quería agarrar a esa mujer a patadas. Me subí al carro y apenas lo encendí, pensé por un momento, "me estoy ahogando en un vaso de agua, si en esta farmacia no te atendieron bien, ve a otra!" Y así fue, en la siguiente, me entregaron lo que necesitaba sin hacerme ni una sola pregunta.

Esa fue otra gran lección. Hay gente que NUNCA va a ver las señales along the way, ni cuando están super claras. Sabes qué es lo que pasa? Nos cuesta aceptar que ese no es problema nuestro. Queremos hacerle entender a la fuerza que están en un error, pero es por gusto. Todo llega a su momento y hay batallas (como esa) que no vale la pena gastarle tiempo y energía. 

Mi road to mindfulness ha estado coloreado con pequeños milagros que al principio más bien parecían pases de factura del Karma. Aún en momentos grises, estoy consciente de que después de toda tormenta de 20 minutos, sale un arco iris. 

Stay mindful!

xo

L.