Se dictan clases de ortografía a la orilla de la calle...

Tras semanas de estar esperando alguito de inspiración, hoy finalmente, al borde de la luna llena, a la esquina de la calle, con uno de los mejores capuccinos que he probado en esta ciudad, obtuve mi primera lección de ortografía.

Hoy aprendí que el error más grande que puedes cometer en la vida es no saber poner punto final.

Te ruego que te tomes un minuto y leas nuevamente esta frase. El error más grande que puedes cometer en la vida es no saber poner punto final.

Si lo lees 3 veces, con calma y buena letra, descubrirás que ese es el núcleo, la génesis, el epicentro, la columna vertebral, la raíz misma de todos tus problemas.

Esto me lleva a preguntarme a mi misma a qué se debe tanta ignorancia.

Si  estás pasando por problemas laborales, tienes un jefe que no te respeta, que no te toma en cuenta, que no te valora y sigues ahí...es porque no has sabido poner punto final.

Si en tu relación con tu pareja, te sientes que las cosas no andan bien, pero no logras desprenderte de ahí... es porque no has sabido poner punto final.

Si en tu vida, en general, sientes que te estás mordiendo tu propia cola, que no vas para ninguna parte, que todo es lo mismo, que todo te huele y nada te sabe... es porque no has sabido poner punto final.

Una de las cosas que tratamos de resaltar en el último taller que hicimos, fue que hay que cansarse. De verdad. Cánsate de tus miedos. Cánsate de estar solo. Cánsate de andar a pie. Cánsate de no tener dinero en el banco. Cánsate de vivir miserablemente. Cánsate de echarte a llorar todas las noches porque te sientes mal contigo mismo.

Para poder avanzar, realmente avanzar, no avanzar de a mentiritas, sino hacer progreso de verdad, hay que cansarse. Físicamente tenemos que llegar al punto del cansancio, estar exhausto de la situación en la que estamos.

Si estás pasando por algo difícil, sea lo que sea, cánsate. Que hoy haya sido el último punto y coma en tu vida. Abre paréntesis y pon punto final.

xo







Síguenos en Facebook!
Síguenos en Twitter!