El Poder Sanador del Pensamiento Positivo

A medida que se ha ido acercando la fecha del Taller del Mapa de Prosperidad, se me ha pegado cual chicle una frase en la mente: "el poder sanador del pensamiento positivo". Esa es la idea central del taller, siempre lo ha sido.

Planeando los temas, pensé nuevamente en la idea que surgió el año pasado. Por qué deberíamos hacer un taller como este en Panamá? Qué motivaría a alguien a ir a un taller de Mapas de Prosperidad? La respuesta es sencilla. Todos, en una forma u otra, estamos en la búsqueda insaciable de algo que nos de esperanza. Indistintamente de lo que nos haga falta en la vida, esa es nuestra razón para despertarnos cada mañana.

Yo tengo una teoría: el plato nunca está 100% lleno. Si tienes el trabajo, probablemente te falte la pareja, o los hijos. Si tienes la familia, de pronto quieres una casa más grande, o la forma de poder llevártelos de viaje. La lista de algoritmos emocionales es interminable, hay combinaciones infinitas de lo que le puede hacer falta a un ser humano, pero lo importante es estar conciente y agradecido con lo que se tiene y además saber pedir las cosas con la intención correcta.

No es lo mismo pedir un viaje a Europa para mis hijos y para mi, con la intención de poder restregárselo a mi suegra, que pedirlo con la intención de que mis hijos tengan un marco referencial más amplio de la cultura y el mundo en el que vivimos. No es lo mismo pedir un carro para salir a pifearlo por ahí que pedirlo con la intención de tener un modo de transporte que me permita hacer mis diligencias más cómodamente.

La razón por la cual decidimos hacer este taller en Agosto es porque creemos que no hay porqué tener que esperar hasta diciembre para trazar propósitos. Siempre me ha parecido curioso que es en diciembre cuando la gente pinta su casa, prende incienso y redirige la energía para que las cosas "fluyan"! Esto es algo que debe hacerse constantemente, todo el año! No solo el 31 de diciembre! 

Todas estas cosas son buenas y siempre es un buen momento para tomar la iniciativa de vivir con propósitos. El pensamiento positivo es eso! No es sentarte en una piedra al borde de un riachuelo en la campiña interiorana, a escuchar los pájaros cantar mientras tratas de meditar! El pensamiento positivo, el que sana de verdad es aquel que pones en práctica en tu vida diaria, contra viento y marea (y por viento y marea me refiero a la suegra necia o al jefe intolerante que puedas tener).

Si estás conciente de que tienes una necesidad, a nivel personal, algo que realmente deseas, solo tienes que pedirlo. El Universo siempre escucha! Si crees que no sabes cómo pedirlo, te estaremos esperando la próxima semana, el sábado 18 de agosto en la Universidad Latina, para guiarte cada paso del camino.

Tu mereces ser feliz, solo tienes que desearlo para ti!

Síguenos en Facebook!
Síguenos en Twitter!