Apúntame 15 Sesiones de "Terapia de Perdón"...Aceptas Visa o Mastercard?

Aunque pareciera que me hubiese olvidado de publicar algo esta semana en el blog, creo que como con todo en mi vida, las cosas llegan en el momento justo en el que tienen que llegar. Uno de mis propósitos en la vida es ser agente de conectividad...por algo dejamos para domingo este post, para que empieces tu semana conectándote a la fuente de luz. Hace días leí algo que dijo Caroline Myss que me llamó poderosamente la atención pero no estaba muy segura de cómo enfocarlo en el blog... "El alma siempre sabe como sanarse a sí misma...lo difícil es callar la mente".

Ayer hablando de todo un poco y reflexionando sobre lo que parecía ser el tema de la semana para mi, la "Terapia de Perdón", le preguntaba a una amiga que sabe más de esto que yo, qué había que hacer para perdonar de verdad y me dijo, sencillamente "estar conciente".

El tema de la "Terapia de Perdón" me lo trajo a colación una amiga hace un par de días y en mi ignorancia pensé que era algo que se le había ocurrido en el momento, pero lo cierto es que es algo tan grande que ha existido en muchas culturas por años y años.

Los Hawaiianos, por ejemplo, la conocen como Ho'oponopono y es todo un proceso de reconciliación y perdón. Resulta ser que en la cultura Polinesia, se cree que los errores de las personas pueden llegar a causar enfermedades. Algunos creen que ciertos errores enojan a los dioses, otros que atraen dioses malévolos y otros creen que la culpa que se lleva por dentro es lo que enferma. 

Según el diccionario Hawaiiano, "Ho'oponopono" significa "limpieza mental o reunión familiar que permite restituir o restablecer relaciones a través del poder de la oración, discusión, confesión, arrepentiemiento y perdón mutuo". Hago un alto y trato de asimilar todo esto. Me he quedado sin aire prácticamente al leerlo, será posible que haya gente que realmente siga esta práctica en pleno siglo XXI?

En la era en la que vivimos lo que está a la orden del día es la actitud pasivo-agresiva, en la que nadie quiere confrontar a nadie. Vemos como diariamente es costumbre mandarle mensajes prácticamente en clave a las personas que nos han ofendido, ofuscado o molestado, a través de Twitter o Facebook. Si tu novio te miró mal, no hay forma más fácil de mandarle el mensaje de que estás molesta con el, que simplemente poniendo en tu status de Facebook "Es Complicado"... Claro que es complicado! La vida es complicada! Qué relación no lo es? En ese mismo orden de ideas, se imaginan que Facebook pusiera una opción de status familiar para mandarle indirectas a la madre, padre o hermanos que han sido desconsiderados parecido a "It's Complicated"? (No se preocupen, que por ahí vendrá la cosa).

Lo cierto es que estamos alambrados de tal forma que nuestro default es no decir las cosas de frente. Lo usual es que algo te moleste y te quedas callado, con rencor por lo que al principio son días y luego se convierte en semanas, meses y años. Algo que salió a relucir en la profunda conversación del día de ayer fue el hecho de que la mayor parte de las veces la otra persona ni sabe que te sientes mal por algo que hizo y sigue feliz por la vida, como si nada hubiese pasado. Esa es una gran verdad. El error está en asumir que la otra persona sabe que estás molesto por algo.*

Volviendo al tema de la "Terapia de Perdón", una de las cosas que más me gustó fue descubrir que perdonar no es sinónimo de olvidar. Es simplemente aceptar que te hicieron daño, que algo pasó, reconocerlo, ir de nuevo al momento en el que pasó y enfrentarlo con decisión y decir, lo dejo ir. Esto no es fácil, porque como seres humanos el default va a ser siempre no voy a perdonar esto por x, y o z. Ayer el aha-moment fue cuando me dijeron que eso es porque uno cree que si no perdonas a la otra persona, la estás haciendo pagar por lo que te hizo! Yeah right! Cómo va a ser eso posible si ni siquiera está conciente de que cometió un error? Uno es el que carga con eso como un saco de piedras sobre los hombros y la otra persona sigue su vida feliz y campante.

Ocho párrafos y no he mencionado la palabra mágica: Karma. El Karma existe y para entender esto que acabo de compartir con ustedes, hay que reconocerlo -aunque lleve otro nombre, pero le de ese sentido a todo, como la ley de causa y efecto, por ejemplo. Lo que me decían es que al perdonar uno limpia su propio plato, se quita el peso de encima; allá la otra persona con su karma por lo que hizo. Como dice una amiga muy querida de quien aprendo cada vez más, "Not my Problem!". 

Esa es la clave, hacer que no sea tu problema. Es evidente que hay grados de dolor para todo y la gente comete todo tipo de errores, algunos más serios que otros, que dejan heridas sumamente profundas en el alma, pero lo importante es que eso no sea lo que te defina como ser humano.

Si recuerdas la frase con la que empecé el blog..."El alma siempre sabe como sanarse a sí misma...lo difícil es callar la mente", después de esto, todo tiene sentido, por lo menos para mí. Espero que haya tenido alguna resonancia para ti también.

*Lectura sugerida: Los Cuatro Acuerdos, de Miguel Ruíz, basado en sabiduría tolteca. #Spoiler: Uno de los cuatro acuerdos es no asumir nada.

Visítanos en Facebook!