LAS REDES SOCIALES Y EL PERIODISMO

Si el presidente norteamericano John F. Kennedy hubiese sido asesinado hoy, no habría un solo ángulo sobre esa noticia. Habrían cientos de tomas, versiones y miles de opiniones, acompañados de hashtags y sin duda, el hecho sería tendencia a nivel mundial. 

¿Qué hace diferente reportar ese hecho hoy, de reportarlo hace 55 años? La esencia del periodismo sigue siendo la misma, tendríamos que contrastar las fuentes, investigar el hecho, seleccionar cuidadosamente nuestro contenido y ser objetivos. Lo que lo haría diferente es el alcance que tendría esa noticia y el poder con el que contamos actualmente para difundirla con inmediatez.

Algunos periodistas se han sentido amenazados por las figuras que salen prácticamente de la nada y se consideran periodistas. El hecho de que hoy en día, cualquier persona con un celular y conexión a internet se crea capaz de informar a miles de personas, no va a cambiar. Es algo que tenemos que aceptar. 

Si queremos mantenernos vigentes en esta profesión, lo que tenemos que hacer es aprovechar la oportunidad que nos ofrecen las redes sociales.

Nairobi Dacosta es una periodista con una exitosa carrera, con una amplia trayectoria en el medio televisivo. Ella considera que las redes sociales han obligado al periodista a actualizarse ya que el público tiene la información de forma inmediata, sin necesidad de esperar un noticiero.  

Quien no está en redes sociales, no existe en la comunicación.

El periodista multimedia

Otro elemento importante que forma parte de esta nueva era en el periodismo es el uso de herramientas multimedia. Por su parte, Walter Sotomayor, periodista salvadoreño, especializado en el área de la comunicación para el desarrollo, señala que las redes sociales apoyan al periodismo ya que a través de las mismas, se pueden conocer de forma inmediata más detalles sobre los eventos de actualidad.

Las redes sociales han venido a dinamizar y democratizar el traslado y el uso de la información.

Sotomayor considera que las redes sociales han obligado al periodista a aprender a utilizar otras herramientas para complementar su trabajo, como la filmación y edición de video. "Esto nos ha llevado a utilizar nuevas tecnologías, saber editar video, audio y fotografía y saber trasladarlos," indica Sotomayor.

Un llamado a hacer buen periodismo

Con toda esta tecnología a disposición, los periodistas estamos llamados a aprovechar las herramientas que tenemos a la mano para elevar la calidad de los contenidos que producimos. La periodista Fabiola De León, especialista en comunicación corporativa y con una trayectoria radial exitosa, considera que lo que más ha sufrido a raíz del auge de las redes sociales ha sido el periodismo investigativo.

El periodista actualmente tiene una responsabilidad más grande.

De León piensa que las redes sociales son una excelente herramienta para hacer docencia, pero hay que saber utilizarlas bien. Ella considera que lo más importante es que se respete la libertad de prensa, la libertad de opinión y la libertad de expresión. 

La ola de la desinformación

Las noticias falsas son parte de una ola de desinformación o periodismo amarillista, que ha cobrado vida a través de las redes sociales. Esto no es nada nuevo, pero en estos tiempos, se ve una mayor cantidad de intentos de dañar personas, instituciones y compañías a través de la publicación de contenidos falsos. 

En ese sentido, De León señala que como peridistas es importante verificar de dónde procede la información que llega a nuestras redes sociales. 

La razón por la cual se da este tipo de situación, en muchos casos se debe a que los medios viven en una lucha permanente por sacar la primicia en tiempo real, poniendo en juego su reputación y credibilidad.

El lado positivo

Como bien lo señalan periodistas tanto nacionales como extranjeros, el lado positivo es que actualmente contamos con una amplia gama de herramientas que cuando se saben aprovechar correctamente, nos permiten hacer un mejor periodismo. A través de las redes sociales podemos ser más colaborativos, tener acceso a más puntos de vista, pero sobretodo, mantener el pulso de nuestras noticias, saber qué impacto tienen. 

Finalmente, creo que el valor que nos aportan las redes sociales es clave, especialmente en los tiempos en los que vivimos. Es un momento importante para la humanidad, en el que tenemos que contar esas historias que valen la pena, sobre temas sociales, ambientales y políticos que son de actualidad y definen el desarrollo de nuestros países.

Las redes sociales nos dan la oportunidad de tener contexto y nos ayudan a entender mejor nuestra realidad. Como periodistas en una era digital, debemos valorar lo que sabemos y producir información de calidad, sin pensar únicamente en un público local, sabiendo que ya eso es cosa del pasado. Ahora, el mundo entero nos lee, nos ve y nos escucha. Hagámoslo con calidad y responsabilidad.

Guadalupe Valdés